Categorías
Sin categoría

El amor animal y su origen ganadero

Hace más de 10 mil años, el hombre primitivo ya ejercía el oficio de la ganadería. Con el paso del tiempo, esta práctica fue mejorando y se consiguió incluir grandes mejoras en la calidad de vida los animales. Tal era la importancia de la ganadería que se convirtió en un motor clave para la agricultura y viceversa ya que los restos de alimentos o alimentos no aptos para el consumo humano eran destinados para el ganado.

La ganadería y, por ende, los ganaderos, representan un gran salto en la historia. Con el uso de estas prácticas, la sociedad evolucionó hacia sistemas de consumo como los de hoy en día, donde la sostenibilidad y las prácticas responsables con los animales forman parte intrínseca del oficio.

Actualmente y siguiendo las anteriores líneas, los ganaderos se dedican a cuidar y criar al ganado. Parece una tarea sencilla, pero velar por las condiciones salud y bienestar animal en la que se encuentran sus animales requiere de tiempo, sacrificio y esfuerzo. Tanto, que para asegurar sus producciones y garantizar el bienestar de sus animales, no dudan en sacrificar casi toda su vida al sector.

Garantizar el mayor nivel de bienestar animal es una inversión que a la larga supone costes, sacrificios y pasión por los animales.

Los trabajadores dedicados al cuidado de los rumiantes durante el proceso de cría, los conocen, observan y analizan siguiendo ciertos parámetros (en este caso los de la Unión Europea, los más exigentes del mundo). Los veterinarios y ganaderos están presentes durante todo el ciclo de vida del animal, atendiendo los embarazos, presenciando partos y vigilando el estado de las crías. Es un oficio en el que no existe el tiempo, los fines de semana o los festivos ya que los animales, siguen necesitando atención y cuidados.

Gracias al compromiso con el bienestar animal que cada día está más presente en la vida de los europeos, factores como las instalaciones, comederos y bebederos incluso el lecho donde se tumban y las proporciones del espacio de cría, se aseguran y vigilan en todo momento. A su vez, los avances y el compromiso por el cuidado animal de todo un sector han permitido que hoy en día los sistemas de producción europeos puedan garantizar, por si solos, el bienestar de los animales.

Ya sea una producción en extensivo o en intensivo, existen parámetros e indicadores suficientes para hacer un correcto seguimiento diario de los animales y garantizar que su vida se ha desarrollado siguiendo el principio de las Cinco Libertades y los compromisos que marca el Decálogo “Compromiso Bienestar Animal Europeo”.

Porque, al final de todo el proceso, se defiende imperiosamente una única verdad: el compromiso de todo un sector, depende del bienestar de sus animales.  

Categorías
Sin categoría

La certificación acreditada, herramienta clave para evitar el estrés térmico

Los cambios bruscos de temperatura son un grave peligro tanto para animales como para humanos, con importantes efectos en la salud que abarcan desde deshidratación, calambres, síncopes, arritmias y otras muchas afecciones que pueden, incluso, producir la muerte. Después del que ha sido el cuarto verano más caluroso desde 1950, y ante un panorama en el que las olas de calor parece que cada vez se repetirán con mayor frecuencia, contar con sistemas que puedan controlar la temperatura y evitar los cambios bruscos es fundamental si se quiere garantizar el bienestar de los animales.

De este modo, las certificaciones acreditadas en bienestar animal impulsadas por las interprofesionales españolas Interovic y Provacuno y la húngara JTT se convierten en una herramienta clave en la gestión que puede, entre otros aspectos, llegar a combatir el estrés térmico en los animales al estar basadas en parámetros científicos y contar con sistemas de registro que permiten hacer un seguimiento y, en caso de que fuese necesario, introducir las oportunas mejoras de las condiciones.

Combatir el estrés térmico a partir del rigor científico y el seguimiento continuado

La mejora continua no admite correcciones puntuales, sino que requiere de un registro de mediciones continuadas basadas en criterios científicos como, por ejemplo, la medición de las condiciones de humedad, ventilación, nivel de CO2, etc. Estos registros de parámetros medibles, reproducibles y con base científica, son los que permiten a ganaderos y técnicos mejorar las instalaciones y condiciones de vida de los animales de granja.

“En el caso del vacuno de carne y del ovino y caprino en España y Hungría, una granja con certificación acreditada en bienestar animal está obligada a mantener un registro continuado y diario de más de 80 parámetros basados en criterios científicos, entre los que están los que controlan el efecto de los cambios de temperatura en el estado de salud y bienestar de los animales”, Tomás Rodríguez, director de Interovic

Por esta razón, cada día son más los granjeros y técnicos de explotaciones que ven las grandes ventajas que las certificaciones acreditadas en bienestar animal, impulsadas por las interprofesionales Provacuno, Interovic y JTT, les pueden aportar. Por un lado, en cuanto a la credibilidad y fiabilidad que supone para el consumidor, ya que una entidad acreditada por ENAC es la que garantiza estos registros, y, por otro, en cuanto a las mejoras continuas en la productividad e incluso en la rentabilidad que los sistemas de seguimiento, control y trazabilidad que las certificaciones acreditadas les aportan.

“El seguimiento de parámetros con base científica genera una gran tranquilidad al ganadero que tiene la confianza de que sus animales están siempre en estado óptimo y que cuenta con un sistema que le avisa en tiempo real de cualquier incidencia que les pueda afectar”, añade al respecto Javier López, director de Provacuno.

Categorías
Sin categoría

La importancia del Pacto Verde Europeo para mantener el Bienestar Animal

La sostenibilidad actualmente forma parte de nuestro futuro. A raíz de los datos que evidenciaban esta conclusión, la Unión Europea aprobó en 2019 el Green Deal o Pacto Verde Europeo con el objetivo de que Europa, se convierta en el primer continente en alcanzar la neutralidad climática en 2050. Según palabras de Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, «el momento del hombre en la Luna para Europa».

Esa apuesta por alcanzar un sistema económico sostenible, es la única tabla de salvación a la que se aferra Europa tras la crisis evidenciada por la llegada del COVID-19. Entre las medidas sostenibles adoptadas, está la estrategia “farm to fork” centrada en mejorar los actuales sistemas de alimentación hacia producciones más sostenibles que permitan satisfacer las necesidades de la población de aquí a 2050

¿De la granja a la mesa o de la ciencia a la mesa?

La estrategia “De la Granja a la Mesa” está diseñada desde el punto de vista del consumidor y del productor, su importancia radica en que pone a estos dos elementos en el centro del enfoque. El principal objetivo de esta estrategia integral consiste en aceptar el desafío de producir y consumir alimentos de manera justa y sostenible para el planeta.

En un sistema de producción respetuoso con el medioambiente como supone este pacto sostenible, no podía faltar el respeto por los animales. Entre los conceptos que se defienden se encuentra una amplia revisión de la legislación sobre bienestar y protección animal y la necesidad de reconocer las condiciones de vida y los derechos fundamentales de los animales.

Sin embargo, es importante recordar que el verdadero mecanismo que hace que todos estos procesos sean verificados y contrastados es la ciencia. Un animal controlado y vigilado bajo parámetros científicos cuantificables y demostrables, es un animal sano y tranquilo. De esta manera, si se tiene en cuenta el bienestar de los animales moral y éticamente existe una responsabilidad social y a su vez, se consiguen niveles óptimos en seguridad alimentaria ya que está demostrado que protegerlos en este sentido puede ser un factor importante en la disminución de la propagación de enfermedades. 

Bienestar animal en el corazón de la sostenibilidad

El desarrollo económico sostenible pone a la comunidad internacional en el punto de mira a la hora de mejorar el bienestar, la calidad de vida y expandir la libertad a nivel mundial. Dentro de esta carrera en post de la supervivencia del planeta ha entrado a formar parte el bienestar animal. La sostenibilidad y un modelo económico verdaderamente eficiente dependen del cuidado y respeto hacia nuestros animales.

En el 18º Congreso Mundial de la Carne, celebrado en 2010, la temática referida a la cooperación mundial en el bienestar del ganado estuvo dada por Daniela Battaglia, oficial de producción ganadera en la División de Producción Animal y Salud de la FAO. Durante el encuentro, Battaglia señalaba el bienestar animal está directamente relacionado con derechos tan fundamentales como el derecho a la alimentación y nutrición adecuadas, sustento, condiciones de trabajo dignas, y justicia social en general; y con bienes globales tan comunes como la biodiversidad y los recursos naturales.

Actualmente, en el informe “Bienestar Animal en el corazón de la sostenibilidad”, de la FAO y el Departamento de Agricultura y Protección al Consumidor, se subraya la necesidad de que el bienestar animal sea prioridad para la sostenibilidad, y se reconoce que la producción y el bienestar animal están indisolublemente ligados con cuestiones éticas, políticas, económicas, ambientales y sociales.

Las interprofesionales del vacuno de carne español, Provacuno, y del ovino y caprino español y húngaro, Interovic y JTT, así lo han creído y es por ello que han querido desarrollar unos referenciales de calidad que pudieran ser fiables y garantizar verdaderamente el bienestar animal asi como la mejora continua en esta materia. Para estas tres interprofesionales la cuestión no es “cumplir requisitos o parámetros” sino poder avanzar cada día, mejorar las herramientas de medida, adecuar las instalaciones y que cada día, se pueda tener una mayor fiabilidad de que lo que se hace es lo correcto y adecuado con plena certeza.

Todo esto se ha materializado a través de su “Compromiso Bienestar Animal Europeo” y un ambicioso plan de promoción financiado con fondos europeos que va a culminar pronto su primer año de ejecución para la promoción y divulgación del bienestar animal de los rumiantes de aptitud cárnica.

Categorías
Sin categoría

Cosas que parecen lo mismo pero ni de broma: Certificación VS certificación acreditada.

Una certificación es un procedimiento habitual a través del cual un organismo da una garantía por escrito de que un producto, proceso o servicio está conforme a los requisitos especificados. De este modo, los sellos de certificación se han convertido en una herramienta indispensable para el consumidor que quiere tener garantías y fiabilidad sobre las promesas que un producto le realiza.

Pero hay cosas que pueden parecer lo mismo, sí, pero no lo son ni de broma. De este modo, una certificación acreditada es, sí o sí, evaluada en auditoria por ENAC por lo que cuenta con una garantía adicional que le da la acreditación oficial. Sin embargo, en las certificaciones que NO han sido acreditadas, la fiabilidad es desconocida.

Igual que un país solo puede tener un presidente, con las entidades de acreditación, pasa igual, solo puede tener una.

Una Entidad Nacional de Acreditación es una entidad reconocida por la legislación internacional, como la responsable de evaluar y reconocer la conformidad de los organismos evaluadores: organismos de certificación, laboratorios de ensayo, laboratorios de calibración, entidades de inspección, etc. Cada país tiene designada la suya. En el caso de España, la Entidad Nacional de Acreditación es ENAC.

Las Entidades Nacionales de Acreditación son los entes encargados de evaluar mediante las correspondientes auditorías a los organismos que evalúan la conformidad (laboratorios, entidades de inspección, de certificación y de verificación o validación, entre otros) y de este modo, garantizar que son técnicamente competentes.

Es por esto que no todas las certificaciones son iguales ni ofrecen las mismas garantías y fiabilidad. Solo aquellas certificaciones que han sido acreditadas por una Entidad Nacional de Acreditación, como es ENAC, cuentan con la garantía adicional que ofrece la acreditación.

De este modo, la certificación acreditada se convierte en una garantía máxima de fiabilidad para el consumidor gracias a que la entidad que avala la certificación debe rendir cuentas de su trabajo ante ENAC. Así, durante el proceso de certificación acreditada, se evalúan y verifican tanto los compromisos que el producto adquiere a través de la certificación, como el propio proceso de certificación en sí y, por ende, a la entidad que hace dicho proceso de certificación.

El bienestar animal de los rumiantes, un compromiso ineludible.

Las interprofesionales del vacuno de carne español, Provacuno, y del ovino y caprino español y húngaro, Interovic y JTT, consideran que el bienestar animal de los rumiantes es “un compromiso ineludible”, razón por la que animan a los ganaderos a que apuesten por certificados acreditados en bienestar animal basados siempre en criterios científicos trazables y reproducibles en el tiempo.

Compromiso ineludible

Solo de este modo, los consumidores podrán tener plenas garantías y fiabilidad de que los productos que consumen han sido verdaderamente producidos con el máximo respeto y cuidado de los animales.

En este sentido, Javier López, director de Provacuno, considera que “los certificados acreditados son los únicos fiables para el consumidor porque tras ellos está una Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) que actúa como garante de la fiabilidad, la transparencia y la independencia durante el proceso de certificación”.

Por su parte, Tomás Rodríguez, coordinador de Interovic, matiza que “otro de los aspectos clave para generar confianza en el consumidor es que la certificación se base en criterios científicos trazables, medibles y reproducibles en el tiempo, única manera para que el consumidor tenga plena fiabilidad de que el bienestar de los animales es demostrable”.

Para qué sirven las entidades nacionales de acreditación y porqué sin ellas esto sería la jungla

  • Tienen carácter internacional y están coordinadas a través de la International Accreditation Forum (IAF)
  • Permiten homogeneizar los criterios de evaluación de manera internacional, aplicando requisitos establecidos en normas ISO
  • Son quienes garantizan la independencia y rigor de los organismos evaluadores (entidades de certificación, laboratorios de ensayo, laboratorios de calibración, entidades de inspección, etc.)
  • Cada país tiene la suya. En el caso de España, la Entidad Nacional de Acreditación es ENAC

Cuando la certificación acreditada además, se convierte en una herramienta de mejora de la rentabilidad y la productividad

La certificación acreditada supone la puesta en práctica en la granja de un proceso que obliga al registro de datos e indicadores. Este seguimiento diario, dota a los granjeros de un sistema de control y trazabilidad que permite analizar la información para garantizar el bienestar animal y la mejora continua.

De este modo, el proceso de certificación acreditada no solo es un garante del bienestar de los animales, sino que se convierten en una valiosa herramienta para la mejora de la rentabilidad de las granjas.

En este sentido, para Sandor Kukovic, coordinador de la interprofesional húngara de ovino y caprino, JTT, “una granja es una empresa que tiene que generar rentabilidad y que depende en primer lugar del estado de salud y bienestar de los animales. Un animal sano y en buen estado produce más y mejor que uno que no lo está. Pero, más allá de eso, el registro de datos de seguimiento a los que te obliga la certificación acreditada permite al granjero aplicar in situ mejoras tecnológicas y operativas que no solo inciden de manera directa y positiva en el bienestar de los animales, sino que suponen una mejora de la rentabilidad y una disminución de costes”.

Categorías
Sin categoría

Cómo saber si un animal está totalmente sano: la importancia de la relación entre ganaderos y veterinarios

Los animales manifiestan constantemente comportamientos, posturas o maneras de relacionarse que nos dicen mucho de su estado físico y psicológico. Analizar y medir estos factores, como mencionábamos en anteriores posts es algo crucial para poder establecer los máximos criterios de fiabilidad en bienestar animal en las granjas.

Gracias al análisis exhaustivo de los parámetros en bienestar animal realizados por expertos profesionales en la materia se podrá:

  • Prestar primeros auxilios a los animales que lo necesiten
  • Evitar que sufran enfermedades
  • Parar posibles enfermedades a tiempo

En las granjas comprometidas con el bienestar animal europeo es fundamental la relación que se establecen entre veterinarios y ganaderos. Cuando los animales se encuentran reposando tranquilos dentro del recinto o ejerciendo comportamientos propios de su especie, se analiza y procesa cada información manifestada, siempre teniendo en cuenta los estrictos parámetros científicos europeos en materia de regulación.

En este sentido, por ejemplo, la interprofesional del vacuno de carne (Provacuno) y las de ovino y caprino español y húngara (Interovic y JTT) han desarrollado unos referenciales de calidad que contemplan y analizan hasta más de 80 parámetros, todos ellos criterios abalados por la ciencia.

Hay múltiples indicadores que manifiestan si un animal está en un estado óptimo de bienestar en términos de salud. Solo como ejemplo podemos enumerar los siguientes:

  1. Aspecto: Un animal sano se encuentra en alerta y pendiente del entorno que le rodea. Se muestra activo y con la cabeza alta apoyado en todas las extremidades. Cuando un animal se separa del grupo se debe analizar el porqué de su comportamiento y gestionar de la mejor manera el caso.
  2. Movimiento: El movimiento también dice mucho de los animales. Hay que observar factores tan simples como el tiempo que permanecen tumbados o las veces que ingieren comida a lo largo del día.
  3. Ojos: Los ojos brillantes, sin lágrimas en los ángulos, son un claro indicador de bienestar animal.
  4. Orejas: las orejas forman parte de las articulaciones más inquietas de los rumiantes, junto con la cola. Si estas se mueven todo el rato significa que el animal está atento a todos los estímulos que le rodean, lo que supone una señal positiva en bienestar.  
  5. Hocico: En las vacas, gozar de buena salud está relacionado con un hocico húmedo, no seco. En el caso del ovino y caprino ocurre lo contrario, la nariz debe estar fría y seca.
  6. Boca: El rumiante no debe gotear saliva. Si la forma de masticar es lenta puede que tenga problemas en los dientes.
  7. Respiración: Durante el descanso se puede ver si un animal goza de buena salud al notar su respiración suave y regular. A veces, el movimiento y el tiempo cálido aumentan la velocidad de la respiración por eso es tan importante saber analizar cada factor.
  8. Rumia: el ovino, caprino y bovino, rumien unas seis-ocho horas cada día. La rumia es un buen indicador de bienestar animal en cuanto al comportamiento.

Es importante entender que la evaluación y detección a través de algunos de estos indicadores debe ser rigurosa y trazable y debe ser controlada y registrada. Solo de este modo se evitará emitir falsos diagnósticos y exponer a los rumiantes a testimonios subjetivos. Así mismo, la medición y el control debe estar acompañada de un adecuado plan de actuación en cada caso que sea capaz de asegurar unas condiciones adecuadas en cada caso.

De este modo, el estudio de los comportamientos, actitudes y factores físicos propiciará un control sobre aquellos elementos que pueden estar influyendo negativamente en el bienestar animal de los rumiantes; su registro, permitirá su análisis y evaluación y el plan de actuaciones garantizará la toma de medidas adecuadas para eliminar los riesgos y garantizar el bienestar animal.

Categorías
Sin categoría

Madrid, punto de encuentro europeo del bienestar animal

El bienestar animal es una preocupación de los ciudadanos y las instituciones europeas, pero, sobre todo, de los productores, científicos y técnicos del sector. Por otro lado, es necesario un punto de encuentro en el que todos los entes involucrados en el bienestar animal de rumiantes de aptitud cárnica a nivel europeo puedan debatir y compartir conocimientos y experiencias entorno a este aspecto.

Por este motivo, el próximo 14 de noviembre el Auditorio Duques de Pastrana (Paseo de la Habana, 208) Madrid, será el lugar en el que se celebre el I Simposio de Bienestar Animal en rumiantes de aptitud cárnica. Un evento que será ese punto de encuentro entre los principales responsables del sector y el primer evento de estas características que se celebra en Europa.

Este evento está impulsado por las interprofesionales de carne de vacuno español (PROVACUNO) y las del ovino y caprino español (INTEROVIC) y húngaro (JTT) dentro de las actuaciones que se van a celebrar para promocionar el bienestar animal durante los próximos 3 años.

Con la finalidad de garantizar la independencia y el rigor científico, estas tres entidades han requerido a la Sociedad Española de Protección y Bienestar Animal (SEPROBA), para que asuma la secretaría técnica, selección de ponentes y organización de este primer evento a nivel europeo.

El objetivo de este encuentro es que científicos, técnicos, productores, certificadores, ganaderos y diferentes miembros de la cadena compartan experiencias, debatan y analicen, desde un punto de vista científico y técnico, la situación del bienestar animal en el marco de la Unión Europea.

En esta primera edición, el evento prestará especial atención a los aspectos de aplicación de las propuestas legislativas en el ámbito del bienestar animal que afectan a la realidad ganadera y a la aportación de sistemas de certificación acreditada como herramientas para otorgar plenas garantías de objetividad en la valoración del bienestar de los animales a todas las partes implicadas: ganaderos, cadena de distribución, consumidores y Administraciones Públicas.

Por su parte, el comité científico, compuesto por seis científicos y técnicos de acreditada experiencia en el ámbito de esta materia, junto con la secretaría técnica, han sido los responsables de la confección del programa del Simposio y quienes están trabajando en la revisión de todas las comunicaciones científico-técnicas que se están recibiendo para la celebración del mismo. Durante la celebración de la jornada está prevista la presentación libre de estas comunicaciones que versarán sobre los sistemas mediterráneos de producción de carne bovina, ovina y caprina.

Por último, en el encuentro también está prevista la presentación de los resultados de la encuesta sobre bienestar animal en la producción que SEPROBA ha realizado a técnicos del sector.

De aforo limitado, la asistencia es libre y gratuita previa inscripción en el siguiente enlace.

Categorías
Sin categoría

Conceptos erróneos sobre la ganadería

A raíz de las cuestiones relativas al bienestar y la protección de los animales de los últimos años y de las normativas introducidas en la legislación, se está produciendo claramente un cambio de época, concretamente en dirección a la cría de animales de forma más humana. Muchas personas se sienten satisfechas a la hora de comprar los productos de los fabricantes para los que el bienestar y la protección de los animales son primordiales. Merece la pena separar primero los conceptos relacionados, que empezaron a desarrollarse a partir de mediados de los años 60.

Protección de los animales. La protección de los animales exige un trato adecuado a todos los animales y prohíbe los comportamientos humanos perjudiciales y las acciones agresivas hacia ellos. Es una actividad práctica que surge del sentido de la responsabilidad y el deber de las personas.

Bienestar animal. El concepto de bienestar animal está estrechamente relacionado con la protección de los animales. Se aplica tanto a los particulares como a las organizaciones civiles y a los organismos estatales. La intención es satisfacer las necesidades y demandas de la especie animal en cuestión, manteniéndola en condiciones óptimas. Por ejemplo, proporcionándole una alimentación adecuada, fluidos, espacio para moverse y descansar. Hay que dar todas las oportunidades al animal para que exprese su comportamiento natural.

Crueldad con los animales. La crueldad con los animales puede manifestarse de varias maneras. Incluye no sólo los actos de violencia intencionados, sino también la negligencia, el no proporcionar un entorno saludable, el daño psicológico en forma de terror, tortura o coacción.

Estos conceptos no sólo se crearon, sino que continuaron desarrollándose y siguen desarrollándose hasta hoy. Por eso, cuando hablamos de bienestar animal, tampoco puede considerarse un concepto acabado, puesto que a medida que la ciencia avanza, profundizamos más y más y aprendemos más y más sobre las necesidades de los animales. Así, somos capaces de satisfacerlas a un nivel cada vez más alto.

Aclaremos algunos conceptos erróneos:

Sobre la cría al aire libre:

En una encuesta realizada por Kométa en marzo de 2022, casi tres cuartas partes (73%) de los encuestados afirmaron que el bienestar de los animales sólo se puede mantener en los sistemas de cría al aire libre. Además, más de 9 de cada 10 (92%) creen que el bienestar de los animales se produce cuando no se les mantiene en cobertizos y jaulas.

La palabra «libre» suena realmente muy positiva, encaja perfectamente en el contexto de un texto con las palabras «bienestar animal» y «protección de los animales» y «naturaleza», pero, desgraciadamente, mucha gente no se da cuenta de que esta forma de mantener a los animales puede conducir al estrés e, incluso, a la muerte del animal.

Los animales criados de este modo son exigentes: las inclemencias del tiempo, los depredadores y los parásitos les acechan como fuente de peligro. Por eso, cuanto más grande es una granja, más difícil es cumplir los estrictos criterios y los elevados costes de inversión.

La cuestión de los antibióticos:

En la mencionada encuesta, casi todos los encuestados (96%) dijeron que el bienestar animal significa que el animal está sano, bien alimentado y no siente dolor, miedo o ansiedad. Para el 94%, el bienestar animal incluye un trato suave y un sacrificio humanitario. Al mismo tiempo, esto contradice el hecho de que, según el 84% de los encuestados, el bienestar animal significa que los animales no reciben antibióticos. La palabra “antibiótico” suele asociarse con una imagen negativa, no por casualidad, puesto que el antibiótico que entra en el cuerpo humano al comer carne de animales o plantas tratadas con su estiércol puede ser una fuente de peligro para nosotros. Al mismo tiempo, se pueden contar los casos en los que es necesario utilizar antibióticos, concretamente por razones de protección y bienestar animal. Al fin y al cabo, un animal enfermo no sólo sufre, sino que puede infectar a otros. A partir del 28 de enero de 2023, los veterinarios deberán presentar mensualmente los datos sobre el uso de antibióticos en los animales productores de alimentos.

Las medidas han aumentado la demanda de introducción de sustitutos de los antibióticos. Estos principios activos son inmunológicos, conservadores de la salud, digestivos, antibacterianos y, a veces, están hechos de extractos de plantas.

En general, se puede afirmar que el uso de antibióticos y la cría en libertad de los animales de granja son temas populares hoy en día. Al mismo tiempo, la comunicación de la industria no debe ir en direcciones extremas e incoherentes, ya que esto puede confundir a los consumidores.

Categorías
Sin categoría

¿Qué ocurre si un animal es tratado con antibióticos?

Los animales los reciben, pero a largo plazo será peligroso para los humanos

El uso de antibióticos en el ganado está tan extendido que, a pesar de las numerosas restricciones introducidas, se calcula que hoy sólo un tercio de todos los antibióticos del mundo se administran a los humanos y dos tercios a los animales.

Estas sustancias se utilizaban no sólo para la prevención y el tratamiento de enfermedades animales, sino también para aumentar el rendimiento y estimular la producción de carne, leche y huevos. Se utilizaron de forma intensiva en los sectores porcino y avícola. Anteriormente, se intentaba estimular el crecimiento del ganado con preparados antibióticos, lo que está prohibido en los países de la Unión Europea desde 2006, pero sigue siendo un método legal en muchas otras partes del mundo.

Esta acción no sólo es poco ética para los animales, sino que los antibióticos utilizados en la agricultura contribuyen al desarrollo de la resistencia a los antibióticos por el consumo de alimentos de origen animal, debilitando así el efecto de los antibióticos desarrollados para nosotros en la salud humana.

Desgraciadamente, la absorción de estos preparados en el organismo de los animales no es completa: no siempre son capaces de descomponerse de forma que no quede una cantidad importante de ellos en la orina o en las heces, que acaban en el estiércol y que luego se utiliza en todo el mundo para mejorar la calidad del suelo, tanto en la agricultura ecológica como en la sostenible. Son capaces de sobrevivir durante mucho tiempo en la vegetación tratada con agua y estiércol que contiene antibióticos y medicamentos. Una vez dentro del cuerpo humano, su acumulación supone un riesgo desconocido para la salud humana.

En mayo de 2016, se descubrió una superbacteria multirresistente en el cuerpo de una mujer estadounidense y que es resistente a varios tratamientos farmacológicos. La bacteria E. coli que entró en el cuerpo de la mujer y causó la diarrea era de origen animal, que ya era resistente a los antibióticos preparados para nosotros antes de entrar en el cuerpo humano. Según un artículo publicado por Agrárágazat.hu en mayo de 2022, las enfermedades causadas por bacterias multirresistentes pueden convertirse en la principal causa de muerte en 2050.

La iniciativa «Una sola salud» afirma: “La salud de los seres humanos, los animales y el medio ambiente es en realidad una misma cosa”. El objetivo de la iniciativa es reducir a la mitad el uso de antibióticos para 2030.

Los animales y el estrés por antibiótico.

No es ningún secreto que ciertos antibióticos se utilizan para preservar la salud de los animales, cuyos altos niveles de estrés desencadenan ciertas enfermedades. Varios estudios confirman que la solución no sería este tipo de prevención, sino un entorno tranquilo y una tecnología de cría basada en el bienestar. Los piensos antibacterianos y los suplementos alimenticios que mejoran la salud intestinal pueden ayudar.

Últimas medidas pactadas.

Gracias a las medidas ya tomadas entre 2011 y 2018, la venta de antibióticos para el tratamiento de animales de granja en Europa se redujo en un tercio. Sin embargo, las medidas no se detienen aquí.

A partir del 8 de enero de 2022, los veterinarios deberán:

  • Presentar un nuevo informe mensual sobre los antibióticos utilizados en los animales de granja destinados a la producción de alimentos.
  • Proporcionar un informe anual sobre la circulación de los productos antes de marzo de cada año.
  • Hacer este anuncio a través del Sistema de Perfil del Cliente operado por Nébih. Dentro de dos años, a partir de 2024, entrará en vigor la obligación de suministro de datos de la UE, y los informes ya presentados son el primer paso para ello.

Estas medidas contribuyen a la protección de la resistencia a los antimicrobianos (AMR) y a la salud pública y animal.

Los veterinarios que atienden a un gran número de explotaciones ganaderas deben elaborar un plan de reducción del uso de antibióticos para la instalación en cuestión. Nébih publica en su página web una guía sobre los requisitos mínimos para el tratamiento con antibióticos para ayudar a prepararlo. En todos los casos, la aplicación del plan debe ser supervisada por un veterinario. El procedimiento es efectivo a partir del 28 de enero de 2022.

A partir del 1 de enero de 2024, cualquier prescripción de un producto que contenga principios activos antibióticos puede ser emitida por un veterinario que disponga de un certificado oficial a tal efecto. Los veterinarios pueden recibir este certificado tras completar un curso de formación especializado, que puede renovarse cada 5 años participando en un nuevo curso de formación. De lo contrario, el certificado perderá su validez.

Categorías
Sin categoría

Libertad para expresar el comportamiento normal

El ganadero debe conocer los comportamientos que reflejan la conducta natural de la especie animal dada y los que difieren de ella, según la edad y el estado fisiológico del individuo.

El comportamiento natural de los animales mantenidos al aire libre debe tenerse siempre en cuenta a la hora de crear instalaciones adecuadas para su alojamiento. En el caso de un animal mantenido en condiciones cerradas, el cuidador está obligado a proporcionar un espacio adecuado para el movimiento, adaptado a las necesidades del animal. En el caso de cualquier tecnología de cría, el bienestar de los animales significa que debe proporcionarse un entorno lo más parecido posible al cultivo para expresar los comportamientos naturales del animal. El principio básico de la Ley húngara de Protección de los Animales, en su artículo 6 (12), establece que: «El animal no debe ser utilizado para actividades antinaturales y autodestructivas».

Categorías
Sin categoría

Exención de molestias, incomodidad

La legislación internacional sobre bienestar animal se basa en las cinco libertades fundamentales de los animales. Esto significa que los animales tienen derechos que también son obligaciones para los humanos.

Los animales tienen derecho a un alojamiento confortable que les proteja de las tensiones ambientales, por lo que es obligación del propietario proporcionarles todas las condiciones necesarias, incluido el refugio y los lugares de descanso:

  • Hay que tener en cuenta el diseño del suelo en relación con el tamaño y el peso del animal.
  • La zona de descanso debe estar seca, limpia, tener una capacidad de drenaje adecuada y ser segura para los animales en todos los aspectos.
  • Si el transporte del animal es inevitable, debe hacerse sin causarle heridas ni dolor, de acuerdo con los principios de la cría ética de animales, proporcionándole comida, agua y protección contra las inclemencias del tiempo (transporte cubierto).
  • El malestar y el sufrimiento son conceptos que no se pueden medir con exactitud en los animales, pero sí que pueden detectarse a través la constante vigilancia en los patrones de comportamiento que resultan anormales y siguiendo los criterios de la ciencia. Esta metodología será fundamental para evitar la sensación prolongada de malestar que les puede provocar ansiedad, miedo o depresión.

Síguenos en nuestras Redes Sociales

RRSS  Interovic

RRSS Provacuno

Bienestar
Animal Europeo