NOVEDADES
Todas las noticias
sobre el Bienestar
Animal Europeo
NOVEDADES
Todas las noticias
sobre el Bienestar
Animal Europeo
Novedades Bienestar animal europeo

¿Qué ocurre si un animal es tratado con antibióticos?

Animales y antibióticos

Los animales los reciben, pero a largo plazo será peligroso para los humanos

El uso de antibióticos en el ganado está tan extendido que, a pesar de las numerosas restricciones introducidas, se calcula que hoy sólo un tercio de todos los antibióticos del mundo se administran a los humanos y dos tercios a los animales.

Estas sustancias se utilizaban no sólo para la prevención y el tratamiento de enfermedades animales, sino también para aumentar el rendimiento y estimular la producción de carne, leche y huevos. Se utilizaron de forma intensiva en los sectores porcino y avícola. Anteriormente, se intentaba estimular el crecimiento del ganado con preparados antibióticos, lo que está prohibido en los países de la Unión Europea desde 2006, pero sigue siendo un método legal en muchas otras partes del mundo.

Esta acción no sólo es poco ética para los animales, sino que los antibióticos utilizados en la agricultura contribuyen al desarrollo de la resistencia a los antibióticos por el consumo de alimentos de origen animal, debilitando así el efecto de los antibióticos desarrollados para nosotros en la salud humana.

Desgraciadamente, la absorción de estos preparados en el organismo de los animales no es completa: no siempre son capaces de descomponerse de forma que no quede una cantidad importante de ellos en la orina o en las heces, que acaban en el estiércol y que luego se utiliza en todo el mundo para mejorar la calidad del suelo, tanto en la agricultura ecológica como en la sostenible. Son capaces de sobrevivir durante mucho tiempo en la vegetación tratada con agua y estiércol que contiene antibióticos y medicamentos. Una vez dentro del cuerpo humano, su acumulación supone un riesgo desconocido para la salud humana.

En mayo de 2016, se descubrió una superbacteria multirresistente en el cuerpo de una mujer estadounidense y que es resistente a varios tratamientos farmacológicos. La bacteria E. coli que entró en el cuerpo de la mujer y causó la diarrea era de origen animal, que ya era resistente a los antibióticos preparados para nosotros antes de entrar en el cuerpo humano. Según un artículo publicado por Agrárágazat.hu en mayo de 2022, las enfermedades causadas por bacterias multirresistentes pueden convertirse en la principal causa de muerte en 2050.

La iniciativa «Una sola salud» afirma: “La salud de los seres humanos, los animales y el medio ambiente es en realidad una misma cosa”. El objetivo de la iniciativa es reducir a la mitad el uso de antibióticos para 2030.

Los animales y el estrés por antibiótico.

No es ningún secreto que ciertos antibióticos se utilizan para preservar la salud de los animales, cuyos altos niveles de estrés desencadenan ciertas enfermedades. Varios estudios confirman que la solución no sería este tipo de prevención, sino un entorno tranquilo y una tecnología de cría basada en el bienestar. Los piensos antibacterianos y los suplementos alimenticios que mejoran la salud intestinal pueden ayudar.

Últimas medidas pactadas.

Gracias a las medidas ya tomadas entre 2011 y 2018, la venta de antibióticos para el tratamiento de animales de granja en Europa se redujo en un tercio. Sin embargo, las medidas no se detienen aquí.

A partir del 8 de enero de 2022, los veterinarios deberán:

  • Presentar un nuevo informe mensual sobre los antibióticos utilizados en los animales de granja destinados a la producción de alimentos.
  • Proporcionar un informe anual sobre la circulación de los productos antes de marzo de cada año.
  • Hacer este anuncio a través del Sistema de Perfil del Cliente operado por Nébih. Dentro de dos años, a partir de 2024, entrará en vigor la obligación de suministro de datos de la UE, y los informes ya presentados son el primer paso para ello.

Estas medidas contribuyen a la protección de la resistencia a los antimicrobianos (AMR) y a la salud pública y animal.

Los veterinarios que atienden a un gran número de explotaciones ganaderas deben elaborar un plan de reducción del uso de antibióticos para la instalación en cuestión. Nébih publica en su página web una guía sobre los requisitos mínimos para el tratamiento con antibióticos para ayudar a prepararlo. En todos los casos, la aplicación del plan debe ser supervisada por un veterinario. El procedimiento es efectivo a partir del 28 de enero de 2022.

A partir del 1 de enero de 2024, cualquier prescripción de un producto que contenga principios activos antibióticos puede ser emitida por un veterinario que disponga de un certificado oficial a tal efecto. Los veterinarios pueden recibir este certificado tras completar un curso de formación especializado, que puede renovarse cada 5 años participando en un nuevo curso de formación. De lo contrario, el certificado perderá su validez.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Hace más de 10 mil años, el hombre primitivo...

LEER
La certificación acreditada, herramienta clave para evitar el estrés térmico

Los cambios bruscos de temperatura son un grave peligro...

LEER
La importancia del Pacto Verde Europeo

La sostenibilidad actualmente forma parte de nuestro futuro. A...

LEER

Síguenos en nuestras Redes Sociales

RRSS  Interovic

RRSS Provacuno

Bienestar
Animal Europeo